Observatorio

Espacio de estudio e investigación del movimiento

marey
Étienne-Jules Marey

El área danza de El Sabato Espacio Cultural crea en 2019 un espacio destinado a alojar diversos trayectos de estudio e investigación del movimiento en el marco de la danza contemporánea. Esta iniciativa busca dar lugar al trabajo investigativo de lxs artistas de danza, residentes en la ciudad de Buenos Aires y alrededores, interesadxs en transitar un proceso de prueba e intercambio grupal a partir de sus materiales, prácticas y preguntas específicas.

El recorrido del Observatorio está organizado en trayectos de dos meses. Cada trayecto es guiado por artistas/docentes/investigadxs, individualmente, en duplas o grupos, quienes propondrán su plan de trabajo a desarrollar durante tal período. Se abren dos canales de convocatorias públicas para integrar estos recorridos, ya sea como participante o como guía.

Entre septiembre y diciembre de 2019 se realizaron los primeros dos trayectos. Durante el 2020 se proyectan desarrollar 4 trayectos más:
Trayecto 3 / Abril-Mayo
Trayecto 4 / Junio-Julio
Trayecto 5 / Agosto-Septiembre
Trayecto 4/ Octubre-Noviembre

A través de este proyecto esperamos desarrollar una plataforma colectiva que articule diversas propuestas en continuidad y con alternancia de roles, para favorecer la conformación de una comunidad artística activa e interconectada. El Observatorio espera constituirse como un espacio de exploración e intercambio que, al habilitar un formato diferente al ensayo o la clase, abra nuevas posibilidades de prueba y profundización a partir de diversos abordajes y estudios del movimiento.

Objetivos:
-Fomentar las investigaciones artísticas en torno al movimiento en el marco de la danza.
-Habilitar un espacio de experimentación, problematización y prueba en torno a los asuntos del movimiento y la danza, en un ámbito de trabajo colectivo.
-Propiciar la continuidad y profundización de las investigaciones individuales, poniendo en valor las especificidades y singularidades.
-Ampliar los saberes propios del campo de la danza a través de la construcción colectiva.
-Generar un espacio de investigación que posibilite nuevas pruebas, arriesgues y apuestas.
-Ofrecer tiempo y espacio para el encuentro y el intercambio entre estudiantes, docentes y artistas interesadxs en el movimiento y el cuerpo como campos de estudio.

IMPORTANTE:
Se trata de un proyecto sin fines de lucro, la participación como guía es ad-honorem y se abre de forma gratuita para lxs participantes. Requiere el acuerdo y la disposición para la experimentación, así como el compromiso con el proceso y el grupo. Te pedimos que evalúes tu posibilidad real de asistir y sostener tu participación a lo largo del trayecto antes de aplicar.

Consultas: danzasabato@gmail.com
Observatorio en FB: facebook.com/groups/observatorio.danza

Los encuentros se realizan los días martes de 14-17hs en El Sabato Espacio Cultural Económicas UBA, José E. Uriburu 763 Sub. CABA

Convocatoria abierta para aplicar como participante del TRAYECTO 3:
LA PALABRA EN EL CUERPO (abril-mayo 2020), guía Mercedes Osswald


Aplicación online, completá el siguiente formulario: Observatorio/participantes
*Fecha límite: 15/03/20 (se extiende hasta el 20/03)
*Notificación: 23/03/20

(Se realizará una selección en el caso que el grupo exceda la capacidad de la sala)

Observatorio
Trayecto 3 /  LA PALABRA EN EL CUERPO
Guía: Mercedes Osswald

Agenda
Martes 14-17hs, El Sabato Espacio Cultural
Del 14 de abril al 26 de mayo, 2020.

El espacio se plantea como un encuentro de investigación de textos poéticos, experiencia del tiempo en el cuerpo y producción de narrativas propias. El objetivo es acercarse a las propias maneras de asistir al tiempo poniendo el cuerpo como guía de lo que es factible de decir. La palabra como potencia colmada de experiencia, vivencia significante.

¿Cuál o cuáles son los puentes que se construyen en el hecho de decir, entre el estado material tangible-cuerpo y lo que nombra cerrando un sentido o abriendo a través de la metáfora el ocaso del cuerpo?

Lo que se es habla en otro idioma que no es el del sentido único de los acontecimientos y sensaciones que sabemos nombrar. Se traduce en la mirada y habla, es verborrágico, es elocuente, es sutil, es posible de darle un cuerpo a lo que soy, y lo que soy que me es posible nombrar. La palabra se inflama de sentido cuando es coincidente, cuando acuerda con un estado de la piel, de la forma de estar mirando, con la temperatura que lo rodea. ¿De qué clase de silencio estamos hechos? 

Un silencio que se condensa para nombrar. La aparición del texto ajeno posibilita traer hacia el cuerpo de uno las palabras de los otros, resaltando que en la lectura queda habilitada la afectación del cuerpo de tus palabras. 

*Dirigida a personas que tengan inquietudes referidas a la expresión en diversos lenguajes (movimiento, escritura, poesía, narrativa, etc.)

Mercedes Osswald
mercedesosswald.blogspot.com
Intérprete-creadora en artes del movimiento. Cursa el tramo final de la Licenciatura en Artes del Movimiento con Mención en Danza en la UNA. Profesora Castellano, Latín y Literatura, egresada del Instituto Superior del Profesorado, Dr. Joaquín V. González. Especialista en la enseñanza de “Escritura y Literatura para la escuela secundaria”, Nuestra Escuela.


La palabra en el cuerpo

En el hecho de decir existe un final, en el mejor de los casos, el nombre finaliza un sentido construyendo un puente de sentidos plurales, de significantes que serán los otros. El cuerpo a punto de parir una palabra o la palabra dando a luz un cuerpo.  

El cuerpo ha sido visto como una ausencia de palabra y se ha forjado en una dualidad que obtura la proliferación de sentidos reales. Estamos atravesados por un imaginario social que ha concebido al cuerpo como guarida del goce y el goce, aún hoy, es asociado a lo carnal, la carne tiene la historia de lo prohibido y condenable. De lo que no se habla y que acaso ni siquiera puede ser pensado. El cuerpo-silente versus la palabra sin cuerpo. La palabra queda quieta en el cuerpo y el cuerpo se mueve en el silencio.  

En los tiempos actuales acontecen modos complejos, múltiples y diversos. Lo nuevo resiste.    

En el encuentro con lo otro la existencia se desliza, se presenta en el cuerpo que hace síntesis, concuerda, existe materialmente. No puedo tener una imagen de mí, pero soy en el otro que me devuelve un halo inmaterial que ES CIERTO sin embargo no puedo asirlo. Quizás es quedarse mirando lo que no comprendo o resistir ante lo que no conozco, ese cuerpo que se incomoda en lo que no es parecido a su hogar, que difiere de sí mismo y que simultáneamente convive con lo tierno que busca en la inocencia de la palabra cual juego de significantes por descubrir, para identificar con sonidos que se articulan (lenguaje por hacer) para otorgar sentido al mundo, imitando un gesto que en el primero de los eventos produce una inocencia irrecuperable. 

¿Es posible remontarse a ese espacio de vivencia? 

Es preciso aventurarse a lo nuevo que aparece en el encuentro con otres, allí, necesariamente, habita la diferencia, lo desconocido y el cuerpo como por vez primera, en la experiencia de nombrar el mundo y de impresionarse con la novedad.

¿Cómo asistir a la novedad? 

La palabra tiene la potencia de asignar sentido, el movimiento desde el cuerpo hacia lo simbólico, abrir el tiempo, darse el tiempo de resistir para que un significante comience a construirse. Lo que no se soporta es lo indecible, acaso la muerte está detrás de todo, o siempre por delante. Pero el cuerpo vibra, reacciona, ¿qué sabe el cuerpo de la muerte?